El aceite es el líquido que hace que el motor del carro funcione perfectamente evitando la fricción de las piezas.

La función principal del aceite de motor es crear una capa entre dos elementos para que no haya contacto directo entre ellas y por lo tanto se reduzcan los esfuerzos y los desgastes.

Hay diferentes tipos de aceite, cada uno con sus características, con tantas variaciones. Dos de los aceites de motor más utilizados son el aceite sintético y semisintético.

Aceite Sintético

Está fabricado completamente a base de compuestos químicos, no incluye hidrocarburos en su composición. Se produce en un laboratorio y están creados para soportar condiciones severas, con características de viscosidad superiores a los aceites minerales.

Aceite Semi sintético

Está compuesto por una base mineral que se obtiene del petróleo crudo y un porcentaje de aceite sintético desarrollado específicamente con las características necesarias. Dependiendo del uso que se le vaya a dar por el tipo de vehículo en el que se utilizará.

PUNTOS IMPORTANTES

El aceite semi sintético tiene mejor viscosidad a altas y bajas temperaturas, menos pérdida de lubricante por evaporación y un periodo mayor para cambiarlo que un aceite mineral.

El aceite sintético también tiene esas ventajas y además presenta una menor degradación y sedimenta más despacio.

¿Cómo se cuál aceite usar para el motor de mi carro?

Para poder elegir el aceite más adecuado se debe considera el fabricante, del modelo, o incluso de los años que tenga el carro. Si bien los aceites sintéticos son de mayor calidad y su capacidad de lubricación es mejor. Existen motores que fueron creados para usar lubricantes minerales y como mucho semi sintéticos.

Los aceites sintéticos tienen aditivos diferentes a los semi sintéticos, por ejemplo, los de limpieza interior como detergentes y dispersantes. Que al usar en un motor que ya lleva tiempo acostumbrado a funcionar con un lubricante que deja más residuos, puede ocasionar ruidos e incluso pérdida de compresión.

Si lo que se desea es cambiar de un tipo de aceite a otro, lo más conveniente es hacerlo de forma gradual, de modo que el motor se vaya adaptando al cambio y reciba mejor el nuevo lubricante sin presentar mayores problemas.

Cada aceite tiene sus propiedades particulares que los hacen más adecuados para cada tipo de motor o incluso para las variaciones de temperatura exterior en las que funcionan.

Por lo tanto, si se quiere cambiar el tipo de aceite tendrá que ser por uno compatible con las recomendaciones del fabricante, así no ocasionaremos un daño en el funcionamiento de nuestro carro.

Quiero más información