La función principal de los amortiguadores es controlar los movimientos de la suspensión, haciendo que las llantas se mantengan en contacto con el pavimento. Un amortiguador absorbe toda la energía cambiante que se deposita en el muelle de suspensión, tras soportar un impacto generado por la compresión del mismo, luego lo transforma en calor, el cual es absorbido por el fluido hidráulico del amortiguador. Este proceso genera un incremento del fluido, que al llegar a tal magnitud llega a un punto de ebullición y produce el fenómeno de cavitación, por lo que emergen partículas de aire alrededor del pistón y yacen puntos muertos en las válvulas entorpeciendo significativamente su eficiencia.

 

Habitualmente, constan de un eje cromado anclado al vehículo y dos tubos de acero, uno de reserva (situado en la zona exterior) y otro de compresión (en la parte interior). El pistón, ubicado en el otro extremo del vehículo, desplaza el tubo de compresión que, al ejercer presión succiona el fluido haciendo que circule por las válvulas del mismo.

 

Si el amortiguador es demasiado rígido disminuye el confort, pero si es demasiado blando, se puede llegar a perder el control del vehículo. Además, un desgaste excesivo de este componente puede afectar nuestra seguridad. Por eso es tan importante mantenerlos siempre en buen estado.

 

¿Cuál es la diferencia entre amortiguadores de gas y amortiguadores de aceite?

 

Amortiguadores hidráulicos (de aceite)

 Los amortiguadores hidráulicos o de aceite trabajan únicamente con aceite, estos contienen dos cámaras que se comunican entre sí con el movimiento del vástago, con este movimiento el aceite pasa de una cámara a otra, estas cámaras contienen aire solamente donde va entrando el aceite por medio de unas válvulas reguladoras.

Amortiguadores cargados con gas

 Los amortiguadores de gas, son también hidráulicos, es decir usan también aceite, pero en vez de contener solo aire en las cámaras, también están cargados con gas nitrógeno, de este modo hace más eficiente el regreso del fluido a las cámaras acelerando el contacto de los neumáticos con el pavimento después de un rebote y evita que se formen burbujas lo que genera mejor respuesta en trabajo duro.