Los rodamientos en su forma actual, fueron desarrollados a finales del siglo XIX. Inicialmente se fabricaban a mano.
Hoy en día, los rodamientos son una de las piezas de maquinaria más utilizadas, ya que su movimiento giratorio facilita todos los movimientos y además ayuda a reducir la fricción entre los distintos elementos móviles.

Los rodamientos tienen dos funciones principales:

  • Transfieren el movimiento, es decir, apoyan y guían componentes que giran entre sí
  • Transmiten fuerzas

Bajo ciertas condiciones, pueden desgastarse, por ejemplo, a causa de la falta de lubricación, el contacto con partículas abrasivas, la corrosión, rotación oscilante, etc. Con el desgaste, el funcionamiento de estas piezas puede verse afectado, repercutiendo en el rendimiento de las empresas donde son utilizados.

Una mala lubricación puede contribuir al desgaste de estas piezas, pero no es el único factor que influye en los daños por fatiga de un rodamiento, a estos podrían sumarse:

  1. Una distribución del deslizamiento que no sea uniforme en el contacto herciano.
  2. Que los rodamientos estén expuestos a la corrosión.
  3. Rodamientos que tengan una carga variable.
  4. Estar propensos a ser contaminados por derramamiento de líquidos o sólidos, etc.

Estas condiciones de trabajo deficientes, para los rodamientos, pueden ocasionar que estas piezas sufran modificaciones sustanciales en los perfiles de los caminos de rodadura que, a la larga ocasionen el desarrollo de concentraciones de tensión en las zonas más cargadas, lo que a la vez conduciría al aumento de la fatiga superficial localizada y a la producción de microdesconchado en los caminos de rodadura.

¿Estás buscando rodamientos de calidad para tu maquinaria? Las piezas SKF ofrecen calidad y larga vida útil.